Qué es un MOOC y qué no es un MOOC

Mie, 18 enero 2017, 17:32

Los cursos abiertos masivos y en línea, en inglés Massive Open Online Courses, a lo que responden las siglas MOOC, llevan en el panorama de la educación desde 2008, y aunque han tenido, y tienen, sus detractores, a la vista de las tendencias actuales en materia de formación, están aquí para quedarse.

Desde aquel primer MOOC creado por George Siemens y Stephen Downes, y denominado “Connectivism and Connective Knowledge (CCK08)”, se han ofrecido y se ofrecen multitud de MOOC en muy diversas plataformas de aprendizaje en línea, que han ido variando en formato, temática y destinatarios, pero que en algunos casos han ido desvirtuando lo que el acrónimo MOOC representa y el objetivo para el que nacieron los MOOC: ofrecer una educación abierta en Internet.

Recordemos pues qué es un MOOC y qué no es un MOOC:

  • Massive = Masivo. Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, una de las acepciones del adjetivo masivo es “perteneciente o relativo a las masas humanas o hecho por ellas”.

Aplicado al campo MOOC, la M de Massive indica que un MOOC va destinado a amplios sectores de población y acerca la educación y la formación a muchos, no sólo a unos pocos, ya que permite que un número elevado de personas se inscriban, independientemente de su perfil personal, profesional, ámbito socio-económico o educativo, ubicación geográfica, etc; tan sólo el interés por la temática contribuirá a que alguien decida o no inscribirse en un MOOC.

Si el MOOC se anuncia como un curso que “va dirigido a los docentes que imparten la materia X en el Centro Educativo Y”, o “está diseñado para los profesionales del sector de la Educación de Adultos de la ciudad de …”, o está “enfocado al equipo de recursos humanos de la empresa Z” por ejemplo, ya no es un MOOC porque no va dirigido a todas las personas sino que ha sido diseñado para cubrir unas necesidades concretas de un grupo de destinatarios específico. Quizá podríamos decir que se ha convertido en un “Online Course (OC)”.

  • Open = Abierto. Volvemos al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española para buscar una de las acepciones del adjetivo abierto, y leemos “no murado, no cercado”.

Si aplicamos esta definición al ámbito MOOC, la O de Open indica que un MOOC es abierto, libre, gratuito y autónomo, sin más restricciones o aranceles.

Un MOOC no es un curso cerrado o acotado a unos pocos; los participantes no pagan por acceder al entorno de aprendizaje en línea en el que se desarrolla el MOOC ni tienen privilegios por vivir en una zona geográfica u otra, o por proceder de un país u otro, o por dedicarse a una profesión u otra.

Un MOOC no consta de materiales con licencias cerradas que impiden la reutilización de los mismos. No requiere de pruebas previas para averiguar los conocimientos de quienes van a participar, ni está acotado a tutorías, o a exámenes o a evaluaciones de un profesor (a veces también llamado experto), ni supeditado a certificaciones que pondrán barreras a la motivación del participante por aprender, ni a horas de formación decididas por alguien, que considera en un momento dado que son las adecuadas para ese curso, porque un MOOC en el que prima el aprendizaje autónomo puede anunciar un esfuerzo estimado de realización para los participantes, pero nunca unas horas de formación concretas iguales para todos los participantes, ya que lo que a un participante le puede suponer 2 horas de dedicación, a otro quizá le suponga 20 horas, y la O de Open no acota horas de aprendizaje.

Por tanto, si el MOOC se anuncia como un curso en el que “sólo se podrán inscribir los docentes de la Comunidad Autónoma de …”, o un curso “a cuyo término recibirás un certificado de X horas de formación”, o “cuyo certificado tiene un coste de X euros”, o como un curso en el que “necesitas un nivel X del idioma Y para poder inscribirte” o un curso en el que “tu tutor te atenderá de manera individualizada, corregirá todos tus exámenes y te calificará en 48 horas”, por ejemplo, eso no es un MOOC, aunque quizá podríamos denominarlo un “MOC” porque no es Abierto, o un “OC”, porque puede no ser Masivo.

  • Online = En Línea. Para explicar el concepto “en línea”, nos dirigimos a la definición de “algo que está conectado, o alguien que está haciendo uso de una red (generalmente Internet)”.

Aplicándolo a la modalidad formativa que nos ocupa, la O de Online indica por tanto que el curso se desarrolla en línea totalmente, permitiendo así aprovechar todo el potencial de la red, tanto en la oferta de contenidos, entornos de trabajo o actividades del MOOC, como para conectar en línea con los demás (sincrónica y asincrónicamente), interaccionar mediante la tecnología, y sentir que en la red y con la red se puede formar parte de una comunidad de aprendices masiva, abierta y conectada, siendo el MOOC el nodo común que los une a todos a través de Internet.

Un MOOC no es un curso en el que no se pueda interaccionar con los demás y sólo se pueda aprender con un profesor (a veces también llamado experto); no es un curso exclusivamente sincrónico, no es una oferta asocial, cerrada en un sistema de aprendizaje del que no se pueda salir a aprender en otras redes o que impida difundir y compartir lo que se aprende, para contarlo.

Concluimos por tanto que si un MOOC se anuncia como un “curso en línea con obligatoriedad de asistir a una sesión presencial inicial/final en la entidad X”, por ejemplo, eso no es un MOOC; tal vez lleve “C” de “Course”, pero no es un MOOC porque ni es Abierto, ni es Online al 100%; quizá en algunas ocasiones se podría denominar “MC” de “Massive Course”.

  • Course = Curso. La última de las siglas del acrónimo MOOC pudiese parecer, a primera vista, la más fácil de explicar, pero no es tan sencillo definir qué es “Curso”. Dice el Diccionario de la Real Academia de La Lengua, entre otras cosas, que un curso es un “estudio sobre una materia, desarrollada con unidad”, un “tratado sobre una materia explicada o destinada a ser explicada durante cierto tiempo”, un “conjunto de alumnos que asisten al mismo grado de estudios”.

La C de Course, cuando hablamos de MOOC, indica que el curso incluye un plan de contenidos y actividades orientado al aprendizaje competencial, cuya estructura está diseñada para fomentar el aprendizaje autónomo y entre iguales, con un enfoque eminentemente práctico, evidenciable, transformador, social, y que desemboque en productos diseñados por los propios participantes, agregados, diferenciadores, con impacto para su vida profesional. Debe ser diseñado, desde un punto de vista instruccional, con una narrativa pedagógica completa, con el participante como protagonista, como eje central, dando total prioridad a una metodología activa y abierta.

Por tanto, si un MOOC se anuncia como un curso en el que vas a “recibir la lección magistral del experto X”, o en el que “leerás el libro de la prestigiosa autora Y y luego realizarás N tests de comprensión”, eso no es un MOOC; será otro tipo de curso pero no es un MOOC.

Qué es y qué no es un MOOC

La representación infográfica sobre estas líneas ilustra qué es un MOOC y qué no es un MOOC.

Como consideración final, quizá deberíamos pararnos a pensar si todo lo que se oferta hoy en día bajo las siglas MOOC realmente hace honor a las mismas, o si estamos convirtiendo esta modalidad formativa en una réplica más de los “tradicionales” cursos en línea y etiquetándolos como MOOC para sumarnos a una moda formativa, simplemente dotándolos de una capa social, que últimamente también se está convirtiendo en mera publicidad y difusión de cifras y datos.

Autora: Mª Jesús García San Martín

Fuente de la imagen: Tablero de EducaLAB sobre Infografías y Educación.

Si quiere más información o consultarnos dudas sobre esta entrada póngase en contacto con nosotros.