Math Review Challenge. Experiencia inspiradora INTEF

Introducción Descarga artículo en PDF

Responsable
David Sierra Bolívar
Centro escolar
IES Valle del Saja
Dirección
IES Valle del Saja
Localidad y provincia
Cabezón de la Sal (Cantabria)
Web del centro
www.iesvalledelsaja.com
Contacto
david.sierra@educantabria.es

Los retos están de moda entre nuestros jóvenes estudiantes, así que proponerles crear un reto puede ser un buen punto de partida para un proyecto escolar.

“Math Review Challenge” es una actividad de repaso de aprendizajes que he realizado en varias ocasiones con distintos grupos de alumnos de Secundaria dentro del área de Matemáticas. Surge de la unión en un solo proyecto de pequeñas actividades que realizaba anteriormente por separado.

Sus puntos clave son:

Imagen global que recoge algunos de los elementos que conforman el proyecto.
Imagen global que recoge algunos de los elementos que conforman el proyecto.
  • Fomenta el trabajo cooperativo de los alumnos dentro del aula.
  • Facilita la aplicación de metodologías activas.
  • Contribuye al desarrollo de las competencias clave, principalmente la matemática, la digital y aprender a aprender.
  • Utiliza las bases de la gamificación para generar motivación.
  • Genera unidad y sentimiento de pertenencia al grupo.
  • Motiva al alumnado por el uso de las TIC y por una ficticia sensación de competitividad.
  • Mejora la metacognición del alumno, puesto que le hace darse cuenta de lo que sabe.
  • Redunda en el beneficio de la comunidad educativa, ya que los materiales creados por los estudiantes son publicados para su uso general.

Punto de partida

Si algo puede cambiar tu práctica diaria como docente, hacer que disfrutes más de tu profesión y que tus alumnos estén más motivados en clase, es el uso de metodologías activas. Además, su aprendizaje es más significativo y la relación docente-discente mejora considerablemente.

Logo del canal “No me mates con las mates”.
Logo del canal “No me mates con las mates”.

Llevo varios cursos aplicando metodologías activas en mi día a día en el aula, a partir de emplear un enfoque de aula invertida o flipped classroom, y los dos tipos de actividades que he observado que producen mayor implicación de los alumnos y, por lo tanto, conllevan mayor aprendizaje son el trabajo cooperativo y la creación de materiales educativos por parte de los estudiantes.

Uno de los primeros proyectos que desarrollé en el aula fue “No me mates con las mates. Los alumnos son tus profesores”, cuyos resultados aún puedes ver en este canal de YouTube. Durante dos trimestres 10 alumnos de Taller de Matemáticas de 1.º ESO crearon vídeos de Matemáticas que subieron a su canal.

Antes de eso, cinco alumnos de la antigua Diversificación habían trabajado durante un curso completo el ámbito científico creando en sus blogs, de forma cooperativa, el desarrollo de los temas de los que habían decidido aprender. Tras cada unidad didáctica, exponían, así, su trabajo al resto del grupo y hacían autoevaluación y coevaluación.

A estas actividades han seguido otras, como los murales colaborativos de Padlet, los cuestionarios de Google o de Quizizz, las batallas de ejercicios con Genially o los “exámenes cooperativos”. Casi todos están reunidos en mi blog bajo el epígrafe “Alumnos CREAtivos”, de manera que, tras reunirlos en un solo proyecto, han dado lugar a los “Math Review Challenge” que ahora os presento.

Imagen del blog “Simplifica las matemáticas”, en el que se recogen los materiales.
Imagen del blog “Simplifica las matemáticas”, en el que se recogen los materiales.

Paso a Paso

Como se ha comentado previamente, la evolución de los distintos tipos de actividades desarrolladas me llevó finalmente al diseño de “Math Review Challenge”.

Es una buena práctica que surge de mezclar los aspectos más beneficiosos de todas ellas y que sirve para repasar los contenidos vistos en una unidad didáctica. Así, una vez que se han trabajado los estándares de una o varias unidades y que el alumnado está familiarizado con los conocimientos básicos, el lenguaje técnico utilizado y los niveles de orden inferior en la Taxonomía de Bloom, como son recordar y comprender, llega el momento de pasar a niveles superiores para producir un mejor y más significativo aprendizaje a través de aplicar, analizar, evaluar y crear.

Paso 1: Creación de los grupos de trabajo

Comenzaremos creando equipos de trabajo cooperativo lo más heterogéneos posible, intentando, así, que en cada grupo estén representados los distintos de niveles de aprendizaje de la clase, como explica Santiago Moll en este artículo.

 Alumnado trabajando cooperativamente en equipo.
Alumnado trabajando cooperativamente en equipo.

El número idóneo es de cuatro alumnos, pero tendremos que cambiar ese número en función de la cantidad de alumnos que tengamos en el aula haciendo grupos de tres o de cinco. Trataremos, además, de que en cada grupo haya alguien con capacidad de ayudar a los demás, alguien con dificultades de aprendizaje y repartiremos al resto de alumnos entre los grupos teniendo en cuenta sus afinidades y sus potenciales e intentando que cada equipo este compensado y tenga posibilidades reales de sacar el trabajo adelante de la forma más autónoma posible.

Para poder hacer los grupos de forma idónea, es necesario conocer bien las capacidades y las personalidades de todos los alumnos, por lo que estaremos en disposición de obtener un buen resultado en esta actividad a partir del segundo trimestre del curso.

Como el éxito o fracaso de la actividad depende en gran medida de la configuración de los equipos, tendremos que dedicar el tiempo suficiente al reparto de sus componentes. Una buena idea para planificarlo correctamente puede ser imprimir un listado de la clase con sus fotos, recortarlas a modo de pequeños cromos y pegarlas en pequeños objetos para hacer el reparto de forma más cómoda. Esto nos permitirá rehacer fácilmente los equipos pasado un tiempo.

Paso 2: Elaboración de una parrilla de ejercicios

Una vez hechos los grupos, dedicaremos una o dos sesiones a la preparación y resolución por cada grupo de trabajo, de forma cooperativa, de una batería de ejercicios y problemas diseñados por ellos mismos, que cubran varios de los estándares de aprendizaje trabajados en la unidad. Es importante remarcar que pueden inspirarse en material publicado, pero que los ejercicios deberán ser originales y tendrán que estar completa y correctamente desarrollados en su resolución.

En función de la cantidad de ejercicios que les pidamos, de la edad de los alumnos y de lo acostumbrados que estén a trabajar de esta forma, tendremos que planificar el número de sesiones necesarias. Es muy importante que este paso se realice en el aula, con la presencia del docente y la posibilidad de guiarles o corregirles en caso de ver que la evolución no sea correcta.

También es importante que les dejemos muy claras desde el principio las normas que debe cumplir el documento que van a elaborar en esta primera fase, el tipo y dificultad de los ejercicios, la variedad en cuanto a los contenidos, su extensión, etc. Podemos utilizar para ello una rúbrica de un solo punto que nos servirá también para evaluar esta fase del trabajo.

En mi caso, no suelo pedirles más de cuatro o cinco ejercicios o problemas por grupo. Teniendo en cuenta que habitualmente tendremos entre cuatro y seis grupos en una clase, con este número de ejercicios conseguiremos una batería de ellos suficientemente grande como para crear las siguientes fases del proyecto.

Grupos de alumnos creando sus baterías de ejercicios.
Grupos de alumnos creando sus baterías de ejercicios.

El material disponible para realizar esta fase depende de las posibilidades de cada centro y cada profesor. Puede hacerse en el aula habitual o en la biblioteca del centro con libros y material de referencia en papel o a través de dispositivos digitales, como tabletas, teléfonos móviles u ordenadores en la propia aula o en un aula TIC.

En esta fase, cada grupo entrega un documento analógico con sus propuestas y este es evaluado y valorado en base a las pautas previamente dadas para su elaboración. La evaluación formativa en este punto del proceso es fundamental y marcará la diferencia entre un trabajo más realizado en clase y una actividad que les proporcione aprendizaje realmente.

Si se considera adecuado, se puede solicitar esta parte a través de un medio digital. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que resulta más sencilla la entrega de las resoluciones en papel, puesto que desarrollar unos ejercicios y problemas en formato digital para los alumnos puede requerir de mucho tiempo y, además, en esta primera fase puede haber errores o necesidad de cambios.

Paso 3: Creación de un artefacto digital

Los alumnos en grupos crean sus propios formularios.
Los alumnos en grupos crean sus propios formularios.

Una vez revisado y corregido el documento entregado por cada grupo y realizados los cambios oportunos, cada grupo pasa a una segunda fase en la que crea un producto digital a partir de las pruebas realizadas previamente.

Esta parte es interesante que sea realizada con una herramienta digital principalmente por dos razones. La primera es favorecer la competencia digital de nuestros alumnos, al tiempo que de esta forma estaremos asignando a los alumnos el rol de creadores y no solo de consumidores, como suele ser más habitual. La segunda es la posibilidad de reutilizar estas creaciones como material de repaso, de refuerzo o incluso de atención a la diversidad, para otros alumnos posteriormente.

En esta fase, generalmente utilizo herramientas que permitan el trabajo colaborativo, para que los miembros de cada grupo puedan ir creando el artefacto TIC desde distintos dispositivos al tiempo. He utilizado, en diferentes ocasiones, cuestionarios creados con Google Forms, con Quizizz o murales de Padlet.

Mural de Padlet creado por alumnos de 3º ESO.
Mural de Padlet creado por alumnos de 3.º ESO.

En caso de que la opción sea un cuestionario de Google Forms o Quizizz, los estudiantes utilizan la opción de respuestas autoevaluadas, colocando la respuesta correcta que obtuvieron previamente y otras soluciones erróneas en cada pregunta. Si la opción elegida es crear un mural de Padlet, lo cual da un resultado visualmente muy atractivo, colocan las preguntas acompañadas generalmente de una imagen en un recuadro y las soluciones en otro recuadro, para que el usuario posterior pueda evaluar sus resultados, pero sin tener la solución de forma evidente junto a la pregunta.

Paso 4: Las batallas de ejercicios

Una vez finalizados los artefactos TIC, realizo una selección de las actividades planteadas por los alumnos y, con ellas y otras que yo puedo añadir, creo una presentación con la que realizar una batalla de ejercicios en el aula, que desarrollamos en una sesión de trabajo cooperativo.

Portada de una batalla de ejercicios creada con Genially.
Portada de una batalla de ejercicios creada con Genially.

En esta entrada de mi blog explico en detalle lo que son y cómo desarrollo las batallas de ejercicios, pero básicamente son concursos realizados por parejas o grupos en los que todos los miembros del equipo deben participar sabiendo que la ayuda entre compañeros beneficia al grupo completo. Cada pregunta mostrada tiene un número de actividades igual al número de componentes del grupo y hay un tiempo determinado para resolverlas.

Es una actividad de evaluación de aula intensa para los alumnos, que les aporta una visión bastante clara y personal del estado de su aprendizaje. Así, si lo hacemos antes de realizar el examen escrito de una unidad, cada alumno valorará si necesita dedicar algún tiempo a repasar con alguno de los materiales subidos al blog, con los vídeos asignados mediante Edpuzzle y trabajados previamente mediante la metodología flipped classroom, o si por el contrario, cree que tiene los objetivos cumplidos y está suficientemente preparado.

Para realizar estas presentaciones utilizo las herramientas Genially o Prezi, por la interactividad que ofrecen y el atractivo resultado final.

Portada de una batalla de polinomios creada con Prezi.
Portada de una batalla de polinomios creada con Prezi.

Las batallas de ejercicios no son puramente competitivas, puesto que de cada grupo recojo finalmente la ficha de trabajo de uno de los componentes del equipo para su evaluación, y no hay vencedores ni vencidos. Sin embargo, durante el juego, la tensión que les supone la existencia de una cuenta atrás para cada pregunta y las ganas de ser el equipo que primero llega a la respuesta correcta de cada pregunta introduce una ficticia competitividad que les motiva a realizar una intensa sesión de trabajo.

Existe, además, la posibilidad, en función del tiempo y de la tecnología que tengamos disponible en el aula, de hacer una rápida evaluación de resultados a través de alguna aplicación como Plickers o Quizizz, lo que les dará una idea rápida de los resultados alcanzados y de la necesidad o no de trabajar determinados contenidos.

Paso 5: El examen cooperativo

Alumnos resolviendo una prueba de Quizizz a través de sus teléfonos móviles.
Alumnos resolviendo una prueba de Quizizz a través de sus teléfonos móviles.

Para finalizar una unidad didáctica en la que hemos desarrollado un importante trabajo en equipo, podemos realizar un examen cooperativo.

Introduje esta manera de evaluar a raíz de las experiencias positivas comentadas por profesores como Juan Francisco Hernández, Alejandro Gallardo o Isabel García en sus blogs correspondientes y supuso un cambio importante en las técnicas de evaluación que utilizo en el aula.

En la entrada que podéis leer en este artículo de mi blog describo con detalle la justificación y el desarrollo de este tipo de pruebas, que, cuando las he realizado, han supuesto para mí la certificación de que los alumnos continuaban su aprendizaje incluso durante el examen, y de que este no servía solamente para categorizar el nivel de conocimientos adquiridos y reproducidos por cada uno.
Sirve asimismo como un buen marcador metacognitivo, ya que cada alumno asume y comprende las dificultades que tiene en la unidad evaluada al enfrentarse a las dificultades que surjan en compañía.

Alumnos realizando un examen cooperativo.
Alumnos realizando un examen cooperativo.

Evaluamos

A lo largo del desarrollo del proyecto se han indicado los procesos de evaluación seguidos, que voy a recopilar ahora. Es importante, en este punto, incidir en la importancia de la evaluación formativa como parte fundamental del proceso de aprendizaje.

En la fase de elaboración de la parrilla de ejercicios, el profesor acompaña al alumnado durante su creación y orienta en caso de ser necesario. Una vez entregadas las producciones iniciales, se utiliza la lista de las especificaciones pedidas a cada grupo para valorar la consecución de los aspectos requeridos.

En la fase de la creación del artefacto TIC, se vuelve a evaluar que el producto final cumple con las características pedidas, que está completo y correcto, y, en caso de ser un cuestionario autoevaluado, que funciona correctamente y que las respuestas erróneas son coherentes o adecuadas a la pregunta planteada.

La fase de la batalla de ejercicios, como se ha indicado, es una actividad destinada a producir aprendizaje durante su realización y su revisión, además de transmitir al alumno la situación general de su nivel de consecución de los objetivos de la unidad. Sin embargo, también se evalúa su desempeño con la recogida del desarrollo de la actividad, no solo con intención de calificar su resultado sino principalmente de valorar la necesidad de ayuda.

En caso de realizar un examen cooperativo, ya constituye una recogida de evidencias de aprendizaje que se evalúa y califica posteriormente.

Como profesor, la valoración que hago de la actividad es claramente positiva por la cantidad de objetivos educativos alcanzados, pero me interesa más la valoración que hacen los alumnos, que, en su mayoría, es muy alta y piden que se desarrolle en más ocasiones este tipo de actividades.

Nube de palabras creada por alumnos al finalizar el curso con las actividades que más les había gustado hacer.
Nube de palabras creada por alumnos al finalizar el curso con las actividades que más les había gustado hacer.

Conclusiones

Cada curso es un reto y cada grupo es diferente, pero casi todos, cuando somos alumnos, preferimos hacer antes que ver cómo otro hace.

En cada momento de tu vida profesional, es importante actuar en función de los medios disponibles, del contexto que te rodea en tu centro y de los grupos de alumnos que te acompañan. No siempre es posible realizar las mismas actividades y, antes de llevarlas a cabo, es fundamental conocer bien todas las variables que te rodean.

Imagen de un vídeo para trabajar según el modelo Flipped Classroom.
Imagen de un vídeo para trabajar según el modelo flipped classroom.
Canal de vídeos en Youtube: “Simplifica las matemáticas”.
Canal de vídeos en YouTube: “Simplifica las matemáticas”.

Siguiendo estas pautas, he desarrollado distintos tipos de actividades en función de las posibilidades disponibles, pero intentando siempre convertir al alumno en parte activa y protagonista en el aula y haciendo que sea creador de su aprendizaje.

Particularmente, en mi caso, he llegado a implementar una propuesta como la planteada a raíz de utilizar el enfoque flipped en mis clases, y tener la oportunidad de hacer actividades más activas y participativas de los alumnos. Sin embargo, no es necesario utilizar esta metodología para aprovechar las ventajas del trabajo cooperativo y la gamificación ni las oportunidades que nos da el uso de las TIC.

Es, por tanto, cada docente quien debe decidir las estrategias y metodologías que desea seguir en función de todas las variables que rodean su trabajo y el de sus alumnos.

¿Te animas?

Como en muchas ocasiones nos ocurre cuando vemos el proyecto desarrollado por otro docente, algunos lectores pensarán que no van a poder llevar a cabo un proyecto como el que he contado por diferentes razones. Ante estas dudas siempre digo lo mismo: no te marques objetivos finales sino pequeños pasos que puedas realizar.

Creo, por lo demás, que este tipo de actividades, con las adaptaciones necesarias, es posible desarrollarlas para cualquier nivel y materia, si bien en Secundaria puede ser más factible por el nivel de autonomía de los alumnos y las posibilidades curriculares.

Y para quien pueda y se atreva, le dejo la idea de convertirlo en un proyecto interdisciplinar y llevarlo a efecto participando desde varias asignaturas a la vez, lo que podría enriquecer significativamente los productos finales obtenidos y el desarrollo del mismo.

Sea con un proyecto similar a este o con cualquier otro que te permita introducir metodologías activas en el aula, mi recomendación siempre será que des un cambio si no lo has dado ya, que favorezcas la participación de los alumnos en clase y la creación de productos finales que hagan su aprendizaje más significativo y duradero. Transformarás la forma en la que ves tu profesión y tu día a día en el aula y seguramente te llevará a sentirte más satisfecho y a disfrutar mucho más de lo que haces.

Problemas de fracciones creados por los alumnos.
Problemas de fracciones creados por los alumnos.

Materiales complementarios

Presento, a continuación, algunos enlaces con recursos que pueden ser de interés:

* Actualmente soy profesor interino en la Comunidad de Cantabria. Aunque el proyecto “Math Review Challenge” ha evolucionado a lo largo de los últimos cursos en diferentes IES de Cantabria en los que he podido trabajar, el centro en el que vio la luz como tal fue el IES Valle del Saja. Por esa razón figura como centro de referencia aunque igualmente agradezco a los centros IES Ría San Martín, IES Bernardino de Escalante e IES Valle de Piélagos las facilidades que me han dado para poder desarrollar el proyecto durante mi paso por ellos.

Cuestionario de proporcionalidad autoevaluado en Quizizz.
Cuestionario de proporcionalidad autoevaluado en Quizizz.