Títirianeja, experiencia educativa en tiempo de confinamiento.

Introducción Descarga artículo en PDF

Responsable
Lidia González Gallego
Centro escolar
CEIP Fray Juan de la Cruz
Dirección
C/ Taray, 2
Localidad y provincia
Segovia
Web del centro
ceipfrayjuandelacruz.centros.educa.jcyl.es
Contacto
lidia.gongal@educa.jcyl.es

El confinamiento por la emergencia sanitaria producida por la COVID19 vivido durante el curso escolar 2019/2020 en la escuela de “La Aneja” (nombre popular con el que se conoce nuestro centro) nos permitió observar algunas de nuestras debilidades, pero también nos permitió ver nuestras fortalezas principales, y así tratamos de canalizarlas hacia un proyecto común, compartido, en el que a pesar de la distancia pudiésemos sentirnos más cerca unos de otros.

Desde el área de Música, el objetivo principal planteado para alumnos, alumnas y sus familias (sí, para ellas también, pues se convirtieron en facilitadoras y acompañantes de nuestras propuestas) fue utilizar este arte para desconectar de la situación actual que estábamos padeciendo y conectar con aquellos que convivíamos.

Con todas estas premisas nació TitiriAneja: homenaje a Titirimundi, festival internacional de títeres que se celebra en Segovia desde hace más de 30 años, en el que “La Aneja” ha venido participando en su programa Titiricole de forma habitual. Así, con la música y los títeres como excusa, nuestro alumnado ofreció un espectáculo virtual sin precedentes.

Títeres en “Titiripaseo”.
Títeres en “Titiripaseo”.

Punto de partida

El CEIP “Fray Juan de la Cruz” de Segovia, conocido también como La Aneja, es un centro público de Educación Infantil y Primaria ubicado en pleno casco histórico de la ciudad de Segovia.

Su situación en pleno centro abre un importante abanico de posibilidades para poder beneficiarnos del entorno, no solo a nivel de oferta cultural y arquitectónica, sino que nos encontramos a un paso de la zona verde de La Alameda y San Lorenzo.  Esta localización ha favorecido que La Aneja sea un centro que aprende de, con y a través del entorno.

Somos un centro preferente de motóricos, por lo que presentamos un número elevado de alumnado adscrito a esta casuística y otras discapacidades asociadas, lo que nos hace inmensamente ricos en diversidad, tal como lo es la sociedad en que vivimos.

Contamos con un interesante proyecto de autonomía que pone en valor el ajedrez, el inglés y las tecnologías educativas. Además, se considera el arte en todas sus vertientes un bien necesario que se convierte en transversal y que encontramos siempre presente en la vida del centro.

Desde el área de Educación Artística se contribuye concretamente a este aprendizaje de, con y a través del entorno, para favorecer el uso e implementación de las tecnologías educativas y como es evidente, para poner en valor el arte desde algunas de sus vertientes. Todas estas cuestiones las vamos a observar reflejadas en el proyecto que a continuación describiremos paso a paso.

CEIP “Fray Juan de la Cruz”, Segovia.
CEIP “Fray Juan de la Cruz”, Segovia.

Paso a Paso

Paso 1: Veo, pienso, me pregunto

Es necesario ver y observar a nuestros alumnos y alumnas, (lo es siempre, pero en una situación de confinamiento se vuelve más necesario si cabe). Es importante mirar cómo se encuentran, cuáles son sus necesidades y las de sus familias, interpretar toda esa información y darle respuesta. Debemos pensar qué es lo mejor para ellos, en qué medida les benefician o les hacen mejores nuestras propuestas, para al final, preguntarnos sobre nuestra práctica e intervenirla siempre que sea necesario.

Partiendo de esta reflexión, observé la necesidad de no saturar con actividades y propuestas “sueltas” de consumo rápido al alumnado, sino generar experiencias memorables que fuesen más duraderas en el tiempo, que conectasen con nuestro entorno, que ofreciesen al alumnado la oportunidad de ser creador y además potenciasen ese sentimiento de pertenencia a un grupo y a una escuela que llevaba semanas sin mirarse a los ojos, sin sentir el calor del compañero.

TitiriAneja iba a ser llevado a cabo en el aula de forma presencial en situación de normalidad. Dado el confinamiento que vivíamos fue necesario ver, pensar, hacerse preguntas para adaptar, flexibilizar la propuesta y poder ponerla en marcha.

Paso 2: Motivación

Una semana más aparecía en sus pantallas la nueva propuesta de trabajo desde las áreas de Música y de Plástica. Desde la primavera de 1985, Titirimundi nos acerca a las diversas culturas a través del teatro de marioneta. Disfrutamos en las calles, en las plazas, en los museos y salas de nuestra ciudad con marionetas de hilos, títeres de guante, teatro de sombras, etc. Segovia se convierte en un espacio para vivir con asombro, con imaginación, con sonrisa y creatividad. Cada rincón es un lugar perfecto para compartir y disfrutar de este arte.

Dada la circunstancia que estábamos viviendo, los títeres tuvieron que quedarse guardados a buen recaudo, títeres que acumulaban las sonrisas e ilusiones de los niños y niñas que tan buena lección nos estaban dando con su ejemplar comportamiento.

Tras esta presentación, lanzamos una importante pregunta ¿está el alumnado de La Aneja dispuesto a ayudar para que la magia de Titirimundi estuviese presente este año también? La música sería el marco de inspiración para la historia que los títeres nos iban a contar. La respuesta fue prácticamente unánime, ahora sólo nos faltaba conocer cómo.

Paso 3: Manos (y creatividad) a la obra

Dibujo de una alumna representando “Los tesoros de mis paseos”.
Dibujo de una alumna representando “Los tesoros de mis paseos”.

Era el momento de desvelar a cada clase qué iba a representar con títeres. En el caso de las aulas de Infantil de 1.º y 2.º llevaron a cabo creaciones colectivas ya que se adaptan mejor a su capacidad y desarrollo, y favorecen ese sentimiento de pertenencia al grupo que es tan necesario generar. Así, fragmentamos las piezas musicales para que a cada alumno o alumna le correspondiese una parte siendo la que tendrían que representar con los títeres. Tenían libertad para elaborar el tipo de títere que quisieran y utilizar los materiales de que dispusieran.

Con el grupo de 3 años la propuesta fue muy singular, poniéndose en relación con el proyecto que estaban desarrollando. En los primeros paseos que ya podían salir a dar, debían observar las cosas como son, fijarse en aquello que encontrasen en su camino, aquello que les llamase la atención. Estos, serían sus tesoros. Así, completamos una lista de 25 tesoros, y con ellos compuse una canción en la que los niños y niñas participaron vocalmente gracias a las facilidades brindadas por la tecnología, sirviendo como motivación para la creación de sus títeres.

En 4 años representaron con títeres el primer movimiento de La Primavera de Vivaldi, pieza sobre la que habíamos trabajado semanas anteriores, les gustaba porque era cercana y conocida para ellos y ellas.

El grupo de 5 años representó la canción La Margarita que habíamos cantado con anterioridad y que también era próxima al alumnado.

En 1.º representaron la canción Cuando la lluvia tiene calor que al igual que ocurría con los cursos anteriores, ya habíamos trabajado desde el ámbito vocal, corporal etc. y disfrutado semanas atrás, encontrándose en nuestro repertorio.

La clase de 2.º representó una canción conocida y cantada desde los inicios de curso, la utilizábamos para cerrar las sesiones de música y volver a la calma, la tenían especial cariño, Canción para bañar la luna.

En el grupo de 3.º y 4.º de E. Primaria contamos con alumnado más autónomo, que representó de forma individual piezas características de la música descriptiva, generando creativas historias a partir de lo que la música les inspiraba. Pudimos observar cómo una misma música puede evocar historias y situaciones diferentes.

Títeres en “Titirimargarita”.
Títeres en “Titirimargarita”.

Por último, los grupos de 5.º y 6. º de Ed. Primaria trabajaron fragmentos de temas operísticos, comprobaron que este género no era aburrido, creando divertidas y originales representaciones.

Títeres en “Titiri Papageno y Papagena”.
Títeres en “Titiri Papageno y Papagena”.

Paso 4: ¿Así Seño?

Durante el periodo de confinamiento nuestra competencia digital mejoró notablemente, aprendimos a manejarnos en entornos de aprendizaje, que para muchos eran desconocidos. Entre otros aspectos hemos descubierto nuevos canales de comunicación y espacios de colaboración digital, así como formas eficientes de hacer fotos o grabar vídeos para que se fuesen generados con la mejor calidad.

A través del correo corporativo iba recibiendo los productos de mis alumnos y alumnas, así como a través de TEAMS, plataforma oficial que nos ofrece la Junta de Castilla y León. El alumnado más pequeño dependía de sus familias para realizar este envío, sin embargo, el alumnado mayor, en general, era autónomo en esta tarea, pudiéndole ofrecer directamente mediante estos canales el feedback de sus productos.

Títeres en “Titirigatos”.
Títeres en “Titirigatos”.

Paso 5: Titirianeja

Ya tienen sus entradas, adelante, ¡pasen y vean! ¡Ocupen sus asientos para disfrutar del espectáculo!

Todas sus creaciones se organizaron en un espacio conjunto en Genially que nos pudiese ofrecer esa sensación de sentirnos juntos, aunque fuese en un entorno virtual. Programamos el estreno, y ahí estábamos toda la comunidad educativa de “La Aneja” esperando para disfrutar de los títeres, de la música y de sus historias.

Evaluamos

Genially que recoge y organiza los productos finales.
Genially que recoge y organiza los productos finales.

La esencia de toda propuesta no es el producto, sino el proceso a realizar. En esta situación particular que vivimos, perdimos los procesos de creación del alumnado, pero contábamos con su testimonio o el de sus familias. Pudimos conocer a través de numerosas conversaciones vía correo electrónico, videollamadas o chats que en general fueron procesos creativos ricos, compartidos en familia y que ayudaron a conectar a padres, madres e hijos, a disfrutar con el arte, del arte y a través del arte.

La evaluación en líneas generales fue muy positiva. Al alumnado y a sus familias en las condiciones en que nos encontrábamos no hubiésemos podido pedirles más ni mejor, estando por encima de todas las expectativas, fueron: receptivos, generosos, participativos, resolutivos, creativos, entregados a un proyecto común que creemos nos enriqueció un poquito más el alma y el espíritu, nos sacó sonrisas cuando la situación todavía era gris, sobre todo, nos hizo sentir acompañados.

La práctica docente fue muy buena, pues tutores y especialista de música en este caso tuvimos una fluida comunicación y organización sin la que hubiese sido complicado que tantos pequeños (o grandes) productos se hubiesen podido organizar.

Títeres en “Titirimañana”.
Títeres en “Titirimañana”.

Conclusiones

La valoración que se desprende de esta experiencia es muy positiva. Desde el punto de vista curricular se cubrieron todos los objetivos con éxito, quizás facilitado por la calma y el tiempo con el que se temporalizó esta propuesta, lo que hizo disfrutar del proceso, del intercambio de impresiones y por tanto del resultado final. La participación y motivación del alumnado y sus familias fue excelente, compartieron momentos de creación que sabían iban a sumar para la consecución de algo mayor, de algo colectivo, lo que indudablemente crea un compromiso con la propuesta y con los compañeros y compañeras.  El proyecto aquí descrito favoreció que tuviéramos presente y no olvidásemos un evento tan querido en nuestra ciudad como Titirimundi que por circunstancias por todos conocidas no fue posible vivir. De este modo, acercamos el espectáculo al alumnado, lo pusimos una vez más en valor y lo conectamos con nuestro entorno ofreciendo una alternativa a este festival tan reconocido internacionalmente.

Títeres en “Titiriluna”.
Títeres en “Titiriluna”.

¿Te animas?

Consideramos necesario generar propuestas creativas y colectivas. Creativas, porque aún dentro de un marco general con ciertas directrices concedan libertad a los alumnos y alumnas para ofrecer sus propias creaciones, en las que en este caso la música actúa como inspiradora y evocadora; colectivas, porque en un mundo que tiende a la individualidad y a la competitividad es fundamental que la escuela sea compensadora y proponga actividades, tareas, dinámicas etc. que pongan en valor el trabajo en común, compartido, en el que todos y todas seamos necesarios para la consecución de un producto o resultado final.

Es importante a la hora de plantear esta propuesta tener bien seleccionadas las músicas, que sean significativas para el alumnado y sean motivadoras por sus características musicales, por la historia que encierran detrás. Esta es una propuesta con un proceso relativamente lento, que necesita tiempo para ser aprendido y disfrutado. También es importante que el alumnado sepa lo que se espera de él a lo largo del proceso.

Sin duda es una experiencia muy satisfactoria, tanto para los creadores como para los consumidores de esas representaciones de títeres. Esta vivencia ha puesto de manifiesto la cooperación de la familia y la escuela a través del arte, algo muy positivo para toda la comunidad educativa.

Títeres en “Titirilluvia”.
Títeres en “Titirilluvia”.

Materiales complementarios

Con todos ustedes Titirianeja.

TEAMS, plataforma oficial de la Junta de Castilla y León.