Recomendaciones

10 claves para el aprendizaje a distancia

10 claves para el aprendizaje a distancia

1. Mantener contacto regular con el grupo clase y eventualmente con las familias, por el canal o canales más apropiados, para acompañar y guiar a los alumnos en la adopción del entorno digital, las nuevas pautas de estudio y de trabajo autónomo, teniendo en cuenta especialmente el factor de apoyo emocional.

2. Definir con claridad los objetivos y las tareas a realizar. Ofrecer orientaciones sencillas, precisas y mecanismos de apoyo, tanto didácticos como tecnológicos, para desarrollar las tareas planteadas. Concentrarse en los elementos esenciales de las competencias básicas, descartando los aspectos facultativos o de profundización.

3. Evitar sobrecargar de trabajo a los alumnos y recomendar un uso equilibrado de tiempo de trabajo con pantallas en relación con otros medios y soportes. A tal fin es muy oportuno establecer agendas compartidas con los alumnos y con el resto de docentes del mismo curso, para organizar y planificar el trabajo escolar en la modalidad remota.

4. Plantear tareas asequibles y de duración acotada. Durante las sesiones de clase habituales, los alumnos no están todo el tiempo realizando tareas de forma intensa. Por lo tanto no es aconsejable proponer trabajo escolar para realizar casa que ocupe el mismo o mayor tiempo que una jornada escolar. Proponer actividades que permitan enfoques diversificados y basadas en los recursos a los que pueden tener acceso los alumnos, tanto análogicos como digitales.

5. Seleccionar actividades inclusivas para atender a los alumnos con necesidades educativas especiales. En este sentido favorecer actividades y tareas sencillas permiten integrar a todo el alumnado en el proceso de aprendizaje remoto.

6. Estimular el contacto entre los alumnos. Una interacción fluida, regular y positiva entre los alumnos, mantiene los elementos relacionales del grupo clase y facilita el aprendizaje entre iguales.

A este fin es muy conveniente incentivar actividades colaborativas en grupo. Las tareas colaborativas que requieran el trabajo en grupo, son una potente herramienta para motivar y cohesionar el grupo clase. Una modalidad idónea de actividades colaborativas son las WebQuest.

7. Garantizar un feedback diligente y personalizado para todas las actividades y tareas propuestas. El factor rapidez es un valor añadido a las respuestas y correcciones del docente en la interacción didàctica a distancia. Asimismo, las intervenciones del docente en los entornos virtuales de aprendizaje deben ser regulares para estimular y enriquecer las aportaciones de los alumnos.

8. Implementar modalidades de evaluación acordes con el contexto de aprendizaje remoto. La interacción pedagógica a distancia ofrece la oportunidad y requiere poner en práctica modalidades de evaluación formativa que sean coherentes con los puntos anteriores. Ejemplos de estas modalidades son: rúbricas, cuestionarios interactivos de autoevaluación y la coevaluación entre los propios alumnos.

9. Proteger la privacidad de los alumnos en los entornos digitales. Priorizar el uso de las plataformas virtuales que facilitan o recomiendan las Administraciones Educativas, que deben garantizar la privacidad y la seguridad de los datos sensibles de los alumnos y los docentes. Es este sentido es muy importante seguir las recomendaciones del INCIBE.

10. Compartir los aciertos y los errores con otros docentes. Completamos este breve decálogo con un principio básico del trabajo docente: el aprendizaje colaborativo, tanto de las buenas pràcticas como de los aspectos que no nos han funcionado. Para compartir los materiales, herramientas, metodologías, actividades o simplemente para pedir ayuda, disponemos de los portales educativos de cada CCAA. Adicionalmente recomendamos los canales de àmbito general:

Twitter: realizar búsquedas con las etiquetas: #teletrabajodocente, #aprendoencasa y las que se empleen en nuestra comunidad autónoma.
Telegram: Canal Teletrabajo docente.

10 claves para el aprendizaje a distancia

10 claves para el aprendizaje a distancia

1. Mantener contacto regular con el grupo clase y eventualmente con las familias, por el canal o canales más apropiados, para acompañar y guiar a los alumnos en la adopción del entorno digital, las nuevas pautas de estudio y de trabajo autónomo, teniendo en cuenta especialmente el factor de apoyo emocional.

2. Definir con claridad los objetivos y las tareas a realizar. Ofrecer orientaciones sencillas, precisas y mecanismos de apoyo, tanto didácticos como tecnológicos, para desarrollar las tareas planteadas. Concentrarse en los elementos esenciales de las competencias básicas, descartando los aspectos facultativos o de profundización.

3. Evitar sobrecargar de trabajo a los alumnos y recomendar un uso equilibrado de tiempo de trabajo con pantallas en relación con otros medios y soportes. A tal fin es muy oportuno establecer agendas compartidas con los alumnos y con el resto de docentes del mismo curso, para organizar y planificar el trabajo escolar en la modalidad remota.

4. Plantear tareas asequibles y de duración acotada. Durante las sesiones de clase habituales, los alumnos no están todo el tiempo realizando tareas de forma intensa. Por lo tanto no es aconsejable proponer trabajo escolar para realizar casa que ocupe el mismo o mayor tiempo que una jornada escolar. Proponer actividades que permitan enfoques diversificados y basadas en los recursos a los que pueden tener acceso los alumnos, tanto análogicos como digitales.

5. Seleccionar actividades inclusivas para atender a los alumnos con necesidades educativas especiales. En este sentido favorecer actividades y tareas sencillas permiten integrar a todo el alumnado en el proceso de aprendizaje remoto.

6. Estimular el contacto entre los alumnos. Una interacción fluida, regular y positiva entre los alumnos, mantiene los elementos relacionales del grupo clase y facilita el aprendizaje entre iguales.A este fin es muy conveniente incentivar actividades colaborativas en grupo. Las tareas colaborativas que requieran el trabajo en grupo, son una potente herramienta para motivar y cohesionar el grupo clase. Una modalidad idónea de actividades colaborativas son las WebQuest.

7. Garantizar un feedback diligente y personalizado para todas las actividades y tareas propuestas. El factor rapidez es un valor añadido a las respuestas y correcciones del docente en la interacción didàctica a distancia. Asimismo, las intervenciones del docente en los entornos virtuales de aprendizaje deben ser regulares para estimular y enriquecer las aportaciones de los alumnos.

8. Implementar modalidades de evaluación acordes con el contexto de aprendizaje remoto. La interacción pedagógica a distancia ofrece la oportunidad y requiere poner en práctica modalidades de evaluación formativa que sean coherentes con los puntos anteriores. Ejemplos de estas modalidades son: rúbricas, cuestionarios interactivos de autoevaluación y la coevaluación entre los propios alumnos.

9. Proteger la privacidad de los alumnos en los entornos digitales. Priorizar el uso de las plataformas virtuales que facilitan o recomiendan las Administraciones Educativas, que deben garantizar la privacidad y la seguridad de los datos sensibles de los alumnos y los docentes. Es este sentido es muy importante seguir las recomendaciones del INCIBE.

10. Compartir los aciertos y los errores con otros docentes. Completamos este breve decálogo con un principio básico del trabajo docente: el aprendizaje colaborativo, tanto de las buenas pràcticas como de los aspectos que no nos han funcionado. Para compartir los materiales, herramientas, metodologías, actividades o simplemente para pedir ayuda, disponemos de los portales educativos de cada CCAA. Adicionalmente recomendamos los canales de àmbito general:

Twitter: realizar búsquedas con las etiquetas: #teletrabajodocente, #aprendoencasa y las que se empleen en nuestra comunidad autónoma.
Telegram: Canal Teletrabajo docente.