Competencias, Currículo y Mobile Learning

Los pasados 30 de noviembre, 1 y 2 de diciembre, los asesores de las UPE de Ceuta y Melilla acudieron al INTEF con motivo de la celebración del curso “Desarrollo de competencias para el asesoramiento de cara a la elaboración de programaciones didácticas en contextos de Mobile learning”, con una duración de 25 horas.

Entre los objetivos de las jornadas, cabe destacar:

  • Conocer los elementos que componen el currículo y las labores que deben realizar los centros para su concreción y adaptación.
  • Desarrollar competencias de asesoramiento en los procesos de diseño del currículo en los centros.
  • Conocer y valorar buenas prácticas de Mobile learning en E. infantil, Primaria y Secundaria.
  • Analizar los aspectos prácticos de implantación del Mobile learning en el aula.

El curso ha contado con la participación de:

A lo largo del curso, se han desarrollado las competencias necesarias para que los asesores de la UPE puedan apoyar a los centros en los procesos de implantación de estrategias de Mobile learning; se han trabajado desde los elementos curriculares hasta la aplicación de los aspectos prácticos.

Las recomendaciones metodológicas para desarrollar estas competencias se centran en torno a tres ideas:

  • Conocimiento de primera de mano de experiencias concretas. Visita a centros donde se desarrollan buenas prácticas educativas.
  • Desarrollo de competencias de asesoramiento a partir del trabajo práctico de la adaptación y concreción del currículo.
  • Análisis y reflexión sobre los aspectos fundamentales del Mobile learning y la puesta en práctica de esta modalidad educativa.

El curso se abrió con la participación de Juan José Reina, cuya intervención se centró en los aspectos que hay que tener en cuenta  a la hora de “Programar en la LOMCE”. El ponente comenzó señalando la creciente importancia que se presta hoy en día al currículo, no en vano, puesto que se trata del documento en el que se reflexiona sobre el modelo de sistema educativo necesario para formar al modelo de ciudadano al que aspira cada estado.

Reina insistió en cómo el currículo es el “eje vertebrador y la razón de ser del resto de los procesos (gestión, organización, relación, planificación” de un centro educativo. En su opinión, es necesario entender el currículo como producción, ya que, a través de él, se puede lograr la transformación cualitativa de la sociedad. Gracias a su carácter dinámico, procesual, abierto, flexible y poco descriptivo, tanto los centros como los docentes pueden adquirir protagonismo y adecuarlo a las exigencias cambiantes tanto de la sociedad y del entorno como a las necesidades y peculiaridades del alumnado.

Durante las ocho horas de formación que Reina impartió en el curso, se examinaron los diversos elementos curriculares: qué expresa cada uno de ellos y cómo han de redactarse. Se prestó especial atención a los objetivos, contenidos, criterios de evaluación y estándares de aprendizaje, señalando cómo quedan modelados a través de la información que proporcionan las fuentes epistemológicas, sociales, pedagógicas y psicológicas que los nutren. El ponente explicó cómo adecuarlos y concretarlos a las propuestas curriculares y programaciones didácticas de los centros. En este punto, Reina reiteró la importancia de centrarse en el currículo como el documento clave para desarrollar tanto programaciones como las propuestas de centro. Se debe evitar a toda costa que el currículo pueda quedar en segundo plano eclipsado por las definiciones o planteamientos expresados en documentos ajenos a la propia normativa.

Con el objeto de seguir la recomendación de conocer experiencias concretas de primera mano,  la segunda jornada comenzó con la visita de los asesores a dos centros situados en la Comunidad de Madrid:

ceipcollado

Fuente: http://www.educa2.madrid.org/web/centro.cp.machado.colladovillalba

Nada más llegar al CEIP Antonio Machado, pudimos comprobar que la ya conocida presencia de robots en sus aulas de infantil (Los robots: iniciación a la robótica educativa) no es una excepción, sino que su presencia permea todo el centro, que está celebrando la semana de la Robótica del 30 de noviembre al 10 de diciembre.

Durante la visita al centro, Marta Reina explicó el modo en el que su centro ha implantado la nueva materia que pretende desarrollar la competencia digital. El centro ha comenzado a impartirla este año consciente de que las TIC son una herramienta de productividad que, además de ser un medio didáctico, sirve como herramienta de trabajo para profesores y alumnos así como para gestionar los centros docentes. Tomando la experiencia de su centro como modelo, la profesora ofreció algunos consejos prácticos en cuanto a la elección, gestión y organización de la asignatura.

Para permitir que durante las sesiones se puedan realizar trabajos más redondos, la nueva materia se imparte en dos bloques seguidos de 45 minutos. Y, con el fin de que la tecnología esté plenamente integrada en el currículo del curso, al tiempo que los alumnos desarrollan competencias digitales, trabajan con contenidos de materiascomo Matemáticas, Lengua o Educación Física (en el caso de 1º, 2º y 3º de Primaria) y de Matemáticas, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales (en los cursos de 4º, 5º y 6º de Primaria).

PadrinosDigitales

Los asesores que visitaron el centro tuvieron la oportunidad de ver esta integración, ya que los alumnos de 5º de Primaria estaban trabajando en la creación de mapas conceptuales con contenidos de Ciencias Naturales. Para ello habían estado practicando en sus tablets con la herramienta Popplet, de la que se sirvieron para realizar un mapa conceptual sobre el cuerpo humano. Una vez revisado por la profesora, lo autoevaluaron empleando una rúbrica.

Tanto durante la visita al centro como en la charla que dio por la tarde en la sede del INTEF, la profesora comentó cómo la integración del Mobile learning en la enseñanza había conseguido aumentar el interés de los alumnos por el aprendizaje, al tiempo que les había ayudado a ser más autónomos. También explicó como el ABP (aprendizaje basado en proyectos) es una de las claves para permitir el tratamiento de contenidos curriculares al tiempo que se trabaja la competencia digital. Un ejemplo de buenos resultados de aplicación en el aula de Aps (Aprendizaje de servicio) y Mobile Learning es el proyecto “Villalba en tu mano” que el centró llevó acabo hace poco, integrando Realidad Aumentada a la práctica docente y consiguiendo la implicación de toda la comunidad educativa así como la colaboración con un buen número de centros.

Proyecto Villalba en tu mano:

Con el fin de facilitar el acceso de todos los docentes a las nuevas prácticas digitales, Marta explicó cómo, bajo el lema ¡Junt@s daremos en la diana!, el centro ha puesto en funcionamiento un programa de apadrinamiento digital entre compañeros que promueve la cooperación y sirve de ejemplo para que los alumnos se animen a hacer lo mismo.

Desde el punto de vista de las familias, Marta aseguró que la integración de la tecnología en la realidad diaria del centro había conseguido animar a las familias a interesarse por los aspectos digitales y estaba motivando la creación de acciones para superar la brecha digital. Sirva como ejemplo que durante la semana de la robótica se han organizado una serie de talleres que cuentan con la participación de los padres. Algunos incluso se están animando a aprender algo sobre el lenguaje de programación Scratch.

SekElCastilloLa segunda visita se realizó al SEK el Castillo, en Villanueva de la Cañada, donde los asesores pudieron observar el funcionamiento de un concepto de aula abierta. Aunque tienen su propia clase, los alumnos de ESO y Bachillerato están acostumbrados a elegir su lugar de trabajo, escogiendo el espacio y el momento en el que realizar cada tarea. Las puertas de las aulas están abiertas, en vez de paredes hay amplias cristaleras y los halls están amueblados con sillones, mesas y sillas para que los alumnos puedan encontrar un espacio cómodo en el que poder trabajar. Esta flexibilidad y apertura de los espacios se refuerza con la implantación del Mobile Learning, que busca la autonomía del alumno, quien puede decidir qué estudia, cómo y cuándo (aunque siempre cuenta con la supervisión y guía de los profesores). El centro pone a disposición de los alumnos tabletas para que puedan acceder a todos los contenidos generados para ellos, incluyendo actividades de refuerzo y avanzadas. Además, se invita a los alumnos a que compartan su progreso y sus propias creaciones a través de su “Kidblock” y su portfolio digital.

Los asesores pudieron escuchar las presentaciones de varios alumnos, de distintos niveles, explicando los cambios positivos que habían experimentado desde que el centro decidió apostar por el Mobile Learning. Destacaban, sobre todo, la motivación por aprender, la facilidad para acceder a los contenidos desde cualquier lugar y la comodidad al no tener que cargar con una mochila llena de libros.

Al día siguiente, Jorge Moreno realizó una presentación-taller durante la que se analizaron los principios didácticos relacionados con el Mobile Learning. Entre las ventajas más destacadas de esta metodología es el acceso ubicuo al conocimiento; las posibilidades que ofrece para atender a la diversidad; y la manera en la que se gestionan los recursos de forma que el alumno se sitúe en el centro del proceso enseñanza-aprendizaje. No obstante, todos los asesores presentes en la sesión señalaron la necesidad de que el uso de la tecnología que permite el Mobile Learning vaya acompañado por una serie de cambios metodológicos. La tecnología tiene que estar plenamente integrada en la metodología y tener una justificación más allá de la variedad o el colorido superficial que pueda ofrecer. Su uso tiene que estar fundamentado en unos principios sólidos que permitan explotar el currículo de una forma eficiente y motivadora.

Existen varios niveles de implantación de la metodología Mobile Learning. En los comienzos, el profesor emplea su propio dispositivo móvil para complementar el material. En una segunda fase, el alumno comienza a ir demostrando autonomía y refuerza su conocimiento a través de contenidos concretos. A medida que centros, docentes y alumnos se familiarizan con el ML comienza la fase de creación y difusión de contenidos por parte de los propios alumnos. El siguiente paso conlleva la cooperación entre los alumnos, quienes aprenden a trabajar en equipo dentro de su propia aula. Tan pronto como se llega a esta fase, se comienza a preparar la siguiente. La cooperación intra-aula da lugar a la cooperación inter-aula, conectando con alumnos de otros centros, otras comunidades e, incluso, otros países, lo que, además de los contenidos trabajados, conlleva un gran enriquecimiento cultural para todos.

Niveles

 

Fuente: Mobile Learning & Tradicional de Jorge Moreno.

Al trabajar con herramientas y recursos informáticos, tanto si los proporciona el centro como si los traen los propios alumnos (siguiendo la fórmula BYOD, Bring Your Own Device o ‘Trae tu propio dispositivo’), es fundamental establecer unas reglas de uso de los dispositivos tanto en el aula como en el resto de las instalaciones. La integración del Mobile Learning como metodología de aprendizaje requiere que los alumnos entiendan la importancia de cuidar su huella digital y respetar la imagen de los demás. Además, es esencial que los alumnos entiendan la importancia de la probidad académica y aprendan a citar las fuentes que emplean en su trabajo así como la inaceptabilidad de cualquier forma de suplantación o plagio. Este tema ofrece una oportunidad excelente para promover la integridad personal y las buenas prácticas al tiempo que se trabajan actitudes, valores y habilidades.

Como conclusión a las jornadas, se señaló que el Mobile learning no es una moda pasajera sino que camina en la línea metodológica hacia la que está evolucionando nuestra sociedad y, por lo tanto, hacia la que debe dirigirse nuestro sistema educativo. En cualquier caso, no hay que olvidar que la metodología es una forma de enseñanza y que lo importante sigue, además de la transmisión de conocimientos, el desarrollo de habilidades y capacidades para que nuestros alumnos se conviertan en ciudadanos activos y participativos de la sociedad en la que viven.