Agenda Digital Europea

La Agenda Digital para Europa es una de las siete iniciativas emblemáticas que contempla la estrategia Europa 2020, puesta en marcha por la Comisión Europea en 2010 con el objetivo, no sólo de superar la crisis que está afectando a muchas de las economías europeas, sino también de subsanar los defectos del modelo de crecimiento europeo y crear las condiciones propicias para un tipo de crecimiento distinto, más inteligente, sostenible e integrador.

El objetivo de la Agenda es impulsar la innovación y el crecimiento económico europeo y ayudar a los ciudadanos y a las empresas a aprovechar todo el potencial económico y social que tienen las TIC, y en particular Internet. En ésta, como en el resto de iniciativas de Europa 2020, tanto la administración europea como las nacionales deben coordinar sus esfuerzos a fin de ayudarse mutuamente.

La Agenda Digital contempla 101 acciones agrupadas en 7 pilares:
1. Un mercado único digital dinámico
2. Interoperabilidad y normas
3. Confianza y seguridad
4. Acceso rápido y ultrarrápido a Internet
5. Investigación e innovación
6. Fomento de la alfabetización, la capacitación y la inclusión digitales
7. Beneficios que hacen posibles las TIC para la sociedad de la UE

Es en el Pilar 6 – Fomento de la alfabetización, la capacitación y la inclusión digitales en el que nos vamos a centrar a continuación, por ser el relativo a la educación y la formación en TIC. Este pilar incluye 12 acciones encaminadas a promover la alfabetización y capacitación digitales y a ofrecer servicios digitales incluyentes; en otras palabras, a disminuir la Brecha Digital en una sociedad europea que presenta las siguientes características:

• El uso de Internet se ha convertido en parte integrante de la vida diaria de muchos europeos y un gran número de tareas cotidianas se llevan a cabo online. Aunque en el año 2011, aproximadamente el 75% de los hogares europeos disponían de un ordenador conectado a Internet -y en algunos países esta cifra ascendía al 90% o incluso más-, 150 millones de europeos -el 30 % aproximadamente- nunca han utilizado Internet. Este porcentaje está constituido sobre todo por personas de 65 a 74 años, personas con bajos ingresos familiares, desempleados y personas de nivel cultural más bajo y, en muchos casos, por personas con falta de capacitación digital, no sólo para la empleabilidad, sino también para aprender, crear, participar y abordar con confianza el uso de los medios de comunicación digitales. La accesibilidad constituye también un problema para los europeos con discapacidad. Uno de los objetivos generales del Pilar 6 es la disminución a la mitad -hasta un 15%- de la parte de población que nunca ha usado Internet para 2015.

• Los principales obstáculos para “estar conectados” son la falta de interés, la carencia de habilidades y de equipamiento TIC y los costes de la conexión a Internet. Sólo un 38% de usuarios de ordenadores tienen un nivel medio-alto de habilidades operativas TIC y un 30% lo tienen de habilidades relacionadas con Internet. Los países con mayores porcentajes de usuarios de ordenador tienden a tener un mayor número de personas con un nivel medio-alto de habilidades TIC.

Factores socioeconómicos asociados con las habilidades TIC:

• Existe correlación entre el nivel de habilidades TIC de los individuos y la edad, género, nivel educativo, situación laboral, ingresos familiares, nacionalidad y localidad.
• Como era de esperar, cuanta más edad tiene el individuo, menos habilidades TIC posee.
• La brecha digital entre géneros ha disminuido y cada vez más mujeres adquieren habilidades digitales, aunque con respecto a habilidades de alto nivel, siguen existiendo grandes diferencias entre hombres y mujeres, incluso entre los más jóvenes.
• A mayor nivel cultural e ingresos familiares, más habilidades TIC tiene el individuo.
• Los individuos de las áreas urbanas densamente pobladas tienden a tener mayores niveles de habilidades TIC que los de las áreas rurales.
• Las habilidades TIC reducen el riesgo de exclusión social entre los jóvenes.

Adquisición de habilidades TIC

• Uno de cada dos europeos adquiere las habilidades TIC mediante el autoaprendizaje y la ayuda informal de sus compañeros, parientes y amigos.
• Uno de cada tres europeos adquieren las habilidades TIC a través de una institución educativa.
• Como cabe esperar, cuanta más edad tiene el individuo, es menos probable que haya adquirido las habilidades TIC en el centro escolar.
• Cuanta más edad tiene el estudiante, más confianza tiene en sus habilidades tecnológicas y de la web 2.0.
• Uno de cada tres alumnos de todos los niveles educativos tienen profesores para quienes la participación en formación TIC es obligatoria.
• El 70% de los alumnos de todos los niveles educativos tienen profesores que se han formado en TIC en su tiempo libre.
• Los docentes sienten más confianza en sus habilidades tecnológicas que en las relacionadas con la web 2.0.

Resulta esencial educar a los ciudadanos europeos -y particularmente a los jóvenes- para que utilicen las TIC y los medios de comunicación digitales, porque la competencia digital es una de las ocho competencias clave para el aprendizaje permanente que resultan fundamentales para las personas en una sociedad basada en el conocimiento.

Y es que las TIC no pueden contribuir a la mejora de la competencia y la productividad europea si no se dispone de personal capacitado. Además, es preciso incrementar y mejorar la oferta de personal especializado en TIC. Para ello se hace necesario que se reconozcan las competencias digitales en los sistemas oficiales de educación y formación, y que se lleve a cabo una formación y certificación eficaces en materia de TIC fuera de dichos sistemas oficiales, incluido el uso de herramientas online y medios digitales para la reconversión profesional y el desarrollo profesional continuo. Alinear periódicamente la formación TIC con las necesidades del mercado, fomentar la colaboración entre las empresas y los centros educativos y conseguir perfiles TIC más polivalentes en ámbitos empresariales y de gestión son elementos necesarios para asegurar la formación de los nuevos profesionales TIC.

En diciembre de 2012 la Comisión Europea adoptó siete nuevas prioridades para la economía y la sociedad digitales en 2013-2014, que derivan de un examen exhaustivo de las políticas y ponen el acento en los elementos más transformadores de la Agenda Digital para Europa inicial de 2010. Entre estas prioridades destaca la puesta en marcha de una Gran coalición sobre las competencias digitales y el empleo, en la línea de la estrategia Replantear la Educación que la propia Comisión Europea lanzó en noviembre de 2012 y que tiene como fin procurar una mayor inversión para mejorar los sistemas de educación y formación profesionales, especialmente en el campo de las TIC. La coalición contribuirá, por tanto, a aumentar las prácticas de formación en TIC, crear más vínculos directos entre la enseñanza y las empresas, concertar perfiles de empleo estándar y promover la certificación de competencias para facilitar la movilidad laboral.

En enero de 2013 la Comisión aprobó el plan de acción Entrepreneurship 2020 para ayudar a los empresarios y facilitar la iniciación de actividades empresariales en Europa. Para ello pretende incluir la formación y la experiencia empresarial en los currículos escolares, reducir el tiempo que se suele tardar en montar una empresa, y supervisar, aconsejar y apoyar los proyectos de mujeres, jubilados, inmigrantes, desempleados y otros potenciales empresarios. Algunas de las acciones que se llevarán a cabo serán la aportación e intercambio de conocimientos y experiencias y de tecnología y servicios; la colaboración con inversores europeos para incrementar el flujo de capital y la financiación colectiva o crowfunding; el fomento del potencial de los Cursos Masivos Abiertos Online (MOOCs); y la puesta en marcha de plataformas para la monitorización y el desarrollo de habilidades.

La Comisión también ha lanzado Startup Europe, una plataforma única con herramientas y programas de apoyo a las personas que quieran crear y desarrollar nuevas empresas de internet en Europa.

Las líneas de actuación de la Agenda Digital de Europa para España con respecto al Pilar VI son:

Formación para el empleo y formación continua: actualizar el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales en materia de habilidades y competencias, para lo que se tendrán en cuenta los marcos de competencias TIC en el ámbito europeo; gestionar y asignar de manera más eficaz los fondos destinados a la formación continua en TIC, prestando especial atención al uso de plataformas virtuales de formación online e identificar perfiles TIC con alta demanda de empleo y ofrecer formación para trabajadores y desempleados en el área TIC.

Formación profesional: actualizar la oferta formativa a los nuevos perfiles profesionales relacionados con las TIC, desarrollar actividades conjuntas entre los centros educativos y las empresas para favorecer la realización de las prácticas –incluso en el extranjero- y flexibilizar los criterios para que los profesionales del mundo empresarial puedan impartir clases.

Formación universitaria: potenciar una mejora de la oferta universitaria destinada a la formación de profesionales TIC a través de su adaptación a las necesidades del mercado, impulsar la formación de perfiles profesionales polivalentes, incluyendo conocimientos de gestión, emprendimiento e idiomas y favorecer que universidades y otras organizaciones puedan desarrollar planes conjuntos de formación relacionados con las TIC.

• Adopción de una Estrategia de inclusión digital 2013-2015 para que los sectores de la población más desfavorecidos y con menos nivel de uso de Internet pueden participar en la Sociedad de la Información. Esta estrategia incluye planes para aumentar la accesibilidad de Internet en España, procurar la alfabetización digital, conseguir la igualdad de mujeres y hombres en la Sociedad de la Información y favorecer la participación de la sociedad civil para la inclusión digital

Sin duda, el fomento de la competencia digital requiere un esfuerzo conjunto tanto a nivel europeo como por parte de los Estados miembros en diversas áreas tales como la educación, formación, programas de emprendimiento y empleo, fiscalidad, investigación, etc.

En general hay un gran optimismo en que los europeos estamos adquiriendo niveles más elevados de habilidades TIC con el tiempo, a pesar de que aún existen grandes diferencias entre países. Es necesario incrementar los porcentajes de acceso y uso de las TIC, ya que estos factores están fuerte y significativamente correlacionados con el nivel de competencia digital en todos los países. Además, debería prestarse más atención a aquellos países -Bulgaria, Chipre, Grecia y Rumania- que presentan bajos porcentajes en la mayoría de los indicadores TIC y que, por ello, tienen alto riesgo de quedarse atrás en el proceso de “conectarse”.

La Agenda Digital para Europa en el Pilar 6, así como en el resto de pilares, ha logrado ya muchos de sus objetivos y está en camino de alcanzar muchos otros. Está disminuyendo el número de ciudadanos que nunca han usado Internet y aumenta el porcentaje de personas de grupos desfavorecidos que lo utilizan. Sin embargo, siguen existiendo grandes diferencias entre los Estados miembros, que sólo serán salvadas mediante la puesta en marcha de unas medidas políticas europeas activas.

Puedes encontrar toda la información referente a la Agenda Digital para Europa en su web y en la Agenda Digital para España.

Fuente de la imagen en la web de la Agenda Digital Europea