Finalización del Curso de FORMACIÓN PARA EL DESARROLLO DE LA FUNCIÓN DIRECTIVA 2015

Mar, 19 enero 2016, 17:52

El 28 de diciembre de 2015 finalizó la primera edición del curso de formación sobre el desarrollo de la función directiva, establecido en el artículo 134.1 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. El curso, dirigido al profesorado de todo el territorio nacional, ha sido impartido por el INAP en colaboración con el INTEF, y sus participantes han sido seleccionados mediante la convocatoria de 16 de abril de 2015, de la Secretaría de Estado, Formación Profesional y Universidades.

Se trata de un curso de modalidad mixta, que consta de una fase presencial de 40 horas y una fase en red de 110 horas; entre ambas suman un total  de 150 horas de formación.

Presentaron solicitud al curso 1.197  profesores funcionarios, de los cuales se seleccionaron 150 procedentes de las siguientes comunidades:

Comunidad de Madrid (82), Andalucía (32), Murcia (16), Valencia (6), Castilla y León (5), Castilla La Mancha (3), Extremadura (3), Cataluña (2), Galicia (1) y Asturias (1).

ccaafd

La acción formativa estuvo a cargo de treinta profesionales tutores procedentes de la universidad (11), de la inspección educativa (9), de la dirección de centros (8) y especialistas independientes (2).
Las Comunidades autónomas de las que procedían los formadores eran: Madrid (9), Cataluña (9), País Vasco (4), Andalucía (2), Castilla y León (2), Galicia (1) y Murcia (1).

Para la evaluación del curso se optó por una modalidad de metodología mixta con herramientas de carácter cuantitativo que facilitan el análisis estadístico y otra de carácter más cualitativo basada en criterios de aprendizaje estándares con el fin de matizar y enriquecer los datos obtenidos de la opinión, percepción y sobre todo, el nivel de satisfacción de las personas implicadas en el programa (alrededor de ciento ochenta sujetos entre alumnado y profesorado). Por ello, tanto los cuestionarios como la sesión de 360º con la participación de una representación de profesores tutores, profesores alumnos y administración se diseñó teniendo en cuenta el modelo de evaluación basada en criterios de estándares, entendiendo por estándar “el conjunto de criterios o parámetros que indican que un producto o servicio puede considerarse eficaz, útil, seguro y fiable”.

Se eligieron los siguientes estándares y criterios que definen la calidad de una acción formativa:

  1. Criterios de excelencia para el Estándar de diseño y planificación del curso. (Orientación hacia la práctica teniendo en cuenta el contexto del alumno, personalización y evaluación formativa).
  2. Criterios de excelencia para el Estándar de selección y gestión del personal facilitador. (Competencia y desempeño: experiencia previa, conocimientos y pericia profesional).
  3. Criterios de excelencia para el Estándar del desempeño de los tutores. (Amabilidad e implicación, asesoramiento personal y flexibilidad).
  4. Criterios de excelencia para el Estándar de metodología del proyecto. (Combinación presencial y en red, sistematización del conocimiento, reflexión y  transferencia al contexto del centro mediante la realización de proyectos de mejora).
  5. Criterios de excelencia para el Estándares de gestión y dirección de la actividad formativa. (Liderazgo, presencia facilitadora, solución de problemas y motivación).
  6. Criterios de excelencia para el estándar Gestión mediante proyecto de dirección. (El proyecto de dirección, como trabajo final del curso, se ha podido desarrollar de manera transversal, teniendo en cuenta los siguientes criterios de excelencia: apoyo personal de un tutor durante todo el proceso, estrategias claras y diversidad de herramientas y recursos para elaborarlo).

A pesar de las dificultades propias de un proyecto que se diseña y de despliega de forma casi experimental, del análisis de los datos obtenidos de la evaluación del curso llevada a cabo, se concluye que el nivel de satisfacción global en los alumnos, considerando la experiencia de un nuevo modelo de formación, ha sido altamente positiva.

Es importante resaltar la alta implicación del alumnado. Este aspecto ha sido reiteradamente muy bien valorado por los tutores y tutoras: se ha apreciado un alto nivel de asistencia y puntualidad a las sesiones presenciales, el sentido de disciplina a la hora de respetar las agendas y enviar las actividades, la elaboración masiva de las actividades de profundización que eran voluntarias, el enorme esfuerzo que les ha supuesto terminar el curso, la motivación y sentido del compromiso a la hora de realizar los planes de mejora, así como el trabajo duro durante las vacaciones de verano.

La certificación que merecidamente han alcanzado no solo es una garantía de compromiso y responsabilidad sino también de un futuro ejercicio de un liderazgo altamente profesional.

Este trabajo está realizado a partir del informe del curso realizado por su director, Manuel Álvarez Fernández, que está disponible para su descarga aquí.

Si quiere más información o consultarnos dudas sobre esta entrada póngase en contacto con nosotros.